La Investigación en Diseño en Chile: Jornadas 6ta Bienal de Diseño

Columna de: Úrsula Bravo Colomer, Miembro del Comité Organizador Jornada de Investigación en Diseño

IMG_0165

El día 16 de enero se realizó la Jornada de Investigación en Diseño, en el contexto de la 6ª Bienal de Diseño. La actividad fue organizadas por académicos de la Universidad del Desarrollo, de la Pontificia Universidad Católica de Chile y de la Universidad de Chile.

Resulta especialmente significativo que esta actividad haya sido organizada por tres universidades con tradiciones tan distintas: una universidad estatal y republicana de 175 años, una universidad privada y confesional de 129 años, y, la más joven del grupo, una universidad privada y laica de 28 años.

Estas tradiciones suponen también visiones, puntos de vista diferentes. Y donde hay punto de vista, hay también selección, y por lo tanto, también hay sesgo. Eso es algo que no podemos desconocer y en lo que debemos trabajar.

¿Laico o confesional?, ¿estatal o privado?, ¿tradicional o innovador? ¿Qué importancia tiene, cuando se trata de juntarse para difundir el diseño chileno? El gran mérito de las bienales es reunirnos a todos los diseñadores –sin importar la institución de procedencia– a trabajar por un objetivo común.

La investigación es lo que establece la diferencia entre una actividad profesional y una disciplina.

Por eso se explica el creciente interés que genera la investigación en diseño en las universidades chilenas. En los últimos años ha ido creciendo de forma sostenida; aumentando de forma significativa el número de doctores, de publicaciones académicas y de fondos concursables adjudicados.

Pero el camino no ha sido fácil. El diseño habita en el hacer, y en la patria del hacer la investigación no goza de buena reputación. Suele ser percibida como lejana, árida, excesivamente teórica y desconectada de la realidad.

Afortunadamente, la llamada tercera misión de las universidades ofrece una enorme oportunidad para el diseño ya que pone el foco en la transferencia y aplicación del conocimiento, buscando generar beneficios sociales y económicos.

En este contexto, la vocación por hacer del diseño –que muchas veces ha sido desdeñada por disciplinas de mayor tradición académica– se transforma en un valioso activo, dentro de un equipo de investigación interdisciplinaria.

Los proyectos presentados en las Jornadas de Investigación, fueron posibles gracias al apoyo del Estado chileno a través de Fondart, Fondecyt, Fondef y FIC.

Especial mención merecen las mismas universidades, que a pesar de la incertidumbre que genera la reforma de la educación superior, en términos de financiamiento, continúan apoyando proyectos de investigación a través de sus propios fondos concursables.

Como académicos, es nuestra labor divulgar los resultados de las investigaciones entre la comunidad nacional, enseñarle a las nuevas generaciones a investigar en diseño y fomentar el desarrollo de capacidades para la investigación entre los mismos académicos.

Compartir