Alumna de Diseño busca crear dispositivo para dar seguridad a mujeres ante potenciales agresiones

Fernanda Allendes, junto a su socio Mauro Inserrato, obtuvieron el tercer lugar en los JUMP Chile 2019 (Categoría Bronce).

La alumna de Diseño Gráfico Fernanda Allendes, junto a su socio Mauro Inserrato (estudiante de Derecho en la Universidad de Chile), obtuvieron el tercer lugar en los JUMP Chile 2019 (Categoría Bronce) –programa nacional de emprendimiento universitario que motiva a los estudiantes a emprender– gracias a su proyecto Medusa.

Este consiste en un dispositivo discreto y de fácil acceso –que se puede colocar en algún collar o pulsera– que busca dar seguridad a mujeres ante potenciales agresiones en todo lugar y momento. La idea es que, a través de un botón, el dispositivo enviará una señal por geolocalización a otras mujeres que tengan el aparato y que se encuentren cerca, a los contactos de emergencia de quien lo utiliza y, por último, a una central que monitorea todas las alertas, logrando crear así una comunidad.

Medusa está creada solo para mujeres, ya que la idea de Fernanda es establecer y fortalecer una comunidad femenina. Este emprendimiento también cuenta con una aplicación, donde la usuaria debe ingresar todos sus datos para poder recibir notificaciones de usuarias cercanas, configurar opciones de seguridad especiales a determinados casos, conocer la carga de tu dispositivo, y otras funciones propias de la app.

  • ¿Cómo nació la idea?

Se me ocurrió en la celebración del cumpleaños de una amiga. Estaba esa noche mirando por el balcón las calles oscuras y pensaba que nosotros estábamos disfrutando del momento y quizás en algunos de esos espacios sin luz había alguna mujer necesitando ayuda.

Todo esto se creó porque yo sufrí un abuso sexual el año 2016 y dentro de mi proceso de superación quise hacer algo para darle un sentido al evento y transformar la oscuridad en luz. No me puedo quedar con los brazos cruzados sabiendo que lo que a mí me pasó y lo que yo siento, lo sienten miles de mujeres al día.

  • ¿En qué se diferencia tu producto de otras aplicaciones de S.OS.? 

Existen apps de S.O.S, pero estas no sirven porque ante una agresión el acceso al celular es muy lento, y es un elemento que se roba o del cual te pueden alejar fácilmente antes de que logres acceder a él. Asimismo, esta alerta generalmente llega a contactos de emergencia, que rara vez están cerca, por lo que no pueden llegar a tiempo para ayudar. Por eso nuestra propuesta es un dispositivo discreto de fácil acceso, que se adhiera a una pulsera o collar, mediante el cual las mujeres podamos pedir ayuda rápidamente y sin alertar a un potencial agresor de lo que estamos haciendo.

EMPRENDER EN LA UNIVERSIDAD

  • ¿Qué ha sido lo más difícil y lo más fácil de esta experiencia?

Lo más difícil fue aterrizar la idea, comenzar a ver modelos de negocio, tangibilizar el producto y ver qué logística necesitamos, todo esto además de ordenar los tiempos de los dos con los trabajos y pruebas de la universidad.

Lo más fácil fue sin duda la validación del producto con usuarias, es un problema muy real y contingente. Cuando nos acercamos a hablar con otras mujeres todas coincidían en la necesidad de dar una solución y veían con buenos ojos nuestra propuesta, esto nos sirvió muchísimo para avanzar en el desarrollo y diseño y también generó muy buenas ideas que hoy integramos.

  • Qué herramientas les entregó su carrera para poder emprender en este proyecto?

Estar estudiando Diseño me ha ayudado muchísimo al momento de prototipar, de validar, de crear todos los aspectos gráficos necesarios, tanto para el proyecto como para la participación en Jump Chile (presentaciones, entregas, etc.).

  • ¿Cómo fue tu experiencia en Incuba UDD?

Los talleres fueron de mucha ayuda y las charlas también, además mis tutores fueron un pilar fundamental para no tirar la toalla cuando había veces que no sabía qué hacer, si no fuera por mi tutora no me hubiese inscrito a ‘Jump Chile’. Cuando ingresé a Incuba mi proyecto estaba solo en idea y era distinta a la propuesta de hoy. Estaba muy desordenada y no sabía bien cómo partir. En Incuba me ayudaron a darme cuenta de cómo iniciar, de que se podía hacer realidad y me entregaron herramientas para trabajar la idea, depurarla y comenzar a convertirla en emprendimiento.

  • ¿En qué están actualmente con su proyecto?

Por un lado, estamos formalizando todo, registrando la marca, viendo la protección industrial que necesitamos, constituyendo sociedad y todos los trámites legales. Además de eso, estamos en contacto con fábricas especializadas en dispositivos de GPS para comenzar este año el proceso de prototipado y producción del dispositivo final.

  • ¿Cómo ha cambiado tu mirada como estudiante y profesional tras emprender?

Siento que consolidé mucho más los conocimientos que ya me había entregado la carrera, me sirvió mucho para ponerlos en práctica y perspectiva, viendo en qué ámbito son más importantes y en cuáles no. Esto tanto en trabajar en nuestro emprendimiento como al interactuar y ver el proceso de otros emprendedores.

  • ¿Qué consejos les darías a otros alumnos que quieran emprender?

Que comiencen y no tengan miedo a las críticas, que estén abiertos a modificarlas y adaptarlas según lo que van viendo, que hablen con la gente cuyo problema buscan solucionar (sus usuarios o clientes futuros), vean qué necesitan para modificar su idea inicial según eso. Lo más importante es que inicien, aunque no se sientan listos, y vayan averiguando cómo seguir a medida que vayan surgiendo los problemas.