Alumni de Diseño obtuvo el premio Emprendedor UDD

Sophie Traeger fue destacada en el Premio al Espíritu Emprendedor 2020 por su proyecto “A la quimio con mi simio”.

En su XX versión, la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad del Desarrollo (UDD) entregó el Premio al Espíritu Emprendedor 2020, el cual tiene como objetivo reconocer a aquellas personas que sean innovadoras, que defiendan los valores de una sociedad libre y sean dignos de imitar por nuevas generaciones.

La ceremonia estuvo encabezada por el rector de la UDD, Federico Valdés; el decano de la Facultad de Economía y Negocios, Matías Lira; y la directora del Instituto del Emprendimiento, Vesna Mandakovic.

El premio se entrega en tres categorías: Emprendedor Consagrado, que reconoce a aquel empresario que a lo largo de décadas de trabajo ha creado valor, empleos y ha demostrado encarnar todos los atributos y características de un emprendedor; Emprendedor Social, para aquella persona que pone de relieve un emprendimiento innovador, orientado a producir mayor bienestar de los sectores más desposeídos en pos de una mayor equidad social; Emprendedor Emergente, se otorga a aquel emprendedor que está desarrollando un proyecto de alto potencial de crecimiento; y Emprendedor UDD, que destaca a aquel alumno o egresado que ha desarrollado un proyecto emprendedor.

En esta ocasión, en la categoría “Consagrado” se distinguió Juan Manuel Casanuevo, de GTD. En la categoría “Emergente”, se reconoció el trabajo de NotCo, premiando a sus fundadores, Pablo Zamora y Flavia Buchmann; como “Emprendedor Social” se premió a Eduardo della Maggiora por su emprendimiento Burn to give; y la categoría “Emprendedor UDD” se otorgó a la ex alumna de Diseño, Sophie Traeger, por su proyecto “A la quimio con mi simio”.

“A la quimio con mi simio” es un proyecto para niños con cáncer que tiene como objetivo apoyarlos, acompañarlos, y prepararlos durante el tratamiento. Consiste en un kit que trae una mochila, un libro con pop-up que explica el tratamiento y sus efectos secundarios, un libro para pintar, una ruleta de emociones con la que el cuidador puede trabajar durante el tratamiento y un simio de peluche.

El proyecto ha ganado financiamiento Corfo por la categoría de Emprendimiento Social y el premio Selección Nacional de Pymes.